Mi pasión: las plantas de interior (tips de cuidados, variedades y dónde comprar)

Buscando plantas para mi casa di con distintas personas – algunos aficionados, otros ya expertos – que, desde distintas disciplinas e historias, han llegado a este mundo. Periodistas, diseñadores, familias completas dedicadas al cuidado y venta de plantas de interior, cada vez más protagonistas. Aquí cuentan cómo se enamoraron de las plantas, cuáles son las más buscadas y cómo se cuidan.

plantas de interior
POR LALA
Buscando plantas para mi casa di con distintas personas – algunos aficionados, otros ya expertos – que, desde distintas disciplinas e historias, han llegado a este mundo. Periodistas, diseñadores, familias completas dedicadas al cuidado y venta de plantas de interior, cada vez más protagonistas. Aquí cuentan cómo se enamoraron de las plantas, cuáles son las más buscadas y cómo se cuidan. “No es necesario tener mano verde”, dice la fundadora de Laboratorio Botánico. ¡Buenas noticias para quienes se resisten aún a llenar sus espacios de verde!

Valentina Trejos es periodista, actualmente estudia paisajismo y hace talleres de cuidado de plantas de interior y asesorías personalizadas de compra y mantención de plantas en Laboratorio Botánico, iniciativa de la que es creadora. Su pasión por las plantas viene de familia: “mi mamá es fanática de las plantas y los árboles. Siempre estuve rodeada de flores y bulbos, libros especializados en el tema, cuadros, fotos… ella es bien seca y sabe muchísimo del tema, entonces siempre las tuve cerca. Pero un par de años después de la casa de mi mamá me fui a vivir con mi pareja y mi hija, y empecé a comprar plantas y a matarlas, no sabía nada, hasta que compré una Monstera que fue creciendo sin parar. Ahí me aventuré con otras plantas, empecé a leer más, a aprender muchísimo, y decidí convertir mi pasión en mi carrera, así que decidí estudiar paisajismo”.

Si bien las plantas de interior, al igual que en el caso de Valentina, han estado presentes en la mayoría de los hogares de nuestros padres y abuelos, es innegable el auge actual decorando espacios y llenando Instagram con la belleza de sus hojas y flores. En un inicio, Valentina recurrió a esta plataforma para aprender más, ya que en Estados Unidos hay un gran movimiento aficionado a las plantas de interior. “Entonces comenzó como un hobby. De perna subía fotos de las plantas que tenía, algunos datos de viveros, algunos tips de cuidado, etc. Y poco a poco se fue armando una comunidad: me escribían para pedirme ayuda con plantas enfermas, y al tiempo me contaban que sus plantas ya estaban bien. A mí me encanta ayudar, entonces siento que el espíritu de Laboratorio Botánico es generar una comunidad de apoyo en todo lo relativo a las plantas. En paralelo me di cuenta de que la gente no sabe mucho de plantas de interior, y que por esta razón no les duraban, entonces quise hacer un taller bien completo para poder enseñar desde lo más básico del cuidado de ellas. De acá los alumnos se van entendiendo por qué y con qué hay que fertilizar, aprenden a hacer mezclas de sustratos, conocen plantas nuevas, entienden la importancia del riego correcto (mucha gente no sabe regar) y muchas otras cosas. En resumen: se rehabilitan de plant killers”.

La belleza del Singonio rosado y las inconfundibles hojas de la Monstera. Fotos: Laboratorio Botánico.

Recomendados por Valentina, contacté al Vivero El Jazmín. Ahí, Sofía Escobar y Daniela Herrera, madre e hija, dan vida desde 2012 a este vivero, luego de que a su madre y abuela llegara a vivir con ellas al ser diagnosticada de demencia senil: “aquí vimos la oportunidad de que ella se sintiera cómoda, rodeada de plantas, ya que cuando estaba bien era una amante de las plantas, así que de ahí nació la idea. También esto nos permitió estar más tiempo en casa y cuidar de ella, y desde ese entonces no paramos”.

Sofía es dueña de casa y Daniela es ingeniera en prevención de riesgos. El amor por las plantas, sin embargo, viene desde siempre. “Mi mamá llegó al mundo de las plantas al ver a su padre y madre preocuparse por tener un bello jardín, ambos con manos verdes, y ella lo heredó, siempre haciendo plantitas ya sea de esquejes o semillas. Yo llegué al mundo de las plantas un poco más tarde, alrededor de los 20 años, cuando puse más atención mientras ella plantaba, regaba, etc. El tema de las plantas es tan bello que día a día aprendes cosas nuevas, nombres nuevos de plantas, y conoces a gente maravillosa que se maneja en el tema y otras que con mucho entusiasmo comienzan a integrarse a este mundo verde”, cuenta Daniela.

Sofía y Daniela, madre e hija dan vida al Vivero El Jazmín.

Jorge Chacón es diseñador gráfico y dueño de Selva urbana. “Siempre me ha fascinado la naturaleza. Trabajar con plantas fue una idea de mi hermana, quien tras verme llenar la casa de éstas, me aconsejó probar el tener un vivero virtual y comenzar a venderlas”. De eso han pasado dos años. Actualmente, las plantas que más vende son la Tradescantia tricolor, Maranta leuconeura, Ficus Lyrata y monstera Deliciosa. “Estas tres plantas, aunque en apariencia son distintas, necesitan de una alta humedad ambiente, un lugar con luz indirecta y un riego moderado, evitando siempre encharcar el agua”.

A todo color: la Tradescantia en tonos violeta y la viveza tropical de la maranta. Fotos: Selva urbana.

En la otra vereda está el Jardín El Encanto, a cargo de Alberto Haddad y Eugenia Chávez, quienes comenzaron en Los Dominicos en 1973, para trasladarse en 1979 a Padre Hurtado. Hoy son especialistas de orquídeas, y en los últimos cuatro años han ido incorporando más plantas de interior. “Desde niño mi mamá nos dejaba un pedazo de jardín para que plantáramos lo típico de esos tiempos: tomate, papas, porotos y también algunas verduras y condimentos que se usan en la comida árabe como bami y azafrán árabe, pepinos, zapallitos, berenjenas. El maestro jardinero que iba regularmente a ver el jardín nos enseñó a hacer estacas de rosas y otras cosas. Mi mamá siempre me pedía que la acompañara a comprar plantas y le ayudaba a cargarlas y yo aprovechaba de visitar los jardines y conocer sus instalaciones. En el año 1971 me puse a estudiar Propagación de Plantas y en 1973 partí con mi vivero”.

Las favoritas

Para Valentina, sus plantas favoritas son “el Singonio rosado porque su color es impactante, también la Monstera variegada, porque es una versión distinta de la clásica planta que tenían nuestras abuelitas. Y me encantan los helechos, porque son difíciles y me desafían a no matarlos!”.

Sobre las más compradas, Daniela cuenta que son la “Monstera variegata o Alba, que sin duda es una maravilla por sus colores verdes y blancos, siendo poco común. También la Monstera Adansonii que antes la llamábamos Oblicua, se ha vendido bastante por sus llamativos agujeros, también la Alocasia (manto de Eva), por sus enormes hojas y su flor que es muy fragante. Esta plantita es como simular estar en una selva y sin duda el Ficus Lyrata que ha diferencia de otros ficus sus hojas tienen forma de pera, es muy valorado, además de otras tropiplantas como la Sansevieria (lengua de suegra) y la Maranta leuconeura.

Maranta makoyana y aglaonema rosado. Foto: Jardín El Encanto.

Cuidado de las plantas de interior

“El error más común y perjudicial para las plantas es no leer sobre ellas antes de comprarlas. No es necesario tener “mano verde” para mantenerlas. Solo basta saber qué tipo de luz necesita y cuánta agua requiere. Y muchas veces a uno le gusta una planta, la compra, y no sabe que en su departamento la luz no es lo suficientemente buena para ella, o la regamos día por medio siendo que esa planta necesita riego una vez por semana. Si antes de comprar nos informáramos de sus cuidados, salvaríamos muchas plantas!”, dice Valentina.

Daniela explica que las Monsteras están entre las plantas de más fácil cuidado: “Lo principal es mantener el sustrato siempre húmedo o regar cada vez que este se seque, también podemos rociar sus hojas en días calurosos con un pulverizador, es bueno abonarlas cada dos meses con abono líquido o con humus de lombriz, ya que a veces por la falta de nutrientes las hojas nuevas no crecen mucho. Es bueno guiarlas con tutores cuando alcanzan un estado adulto”.

“Las Marantas Leuconeuras (de hojas redondeadas y de color verde con rayas rojizas) son más fáciles que las marantas arundinaceas (hojas verdes con amarillo). Las leuconeuras deben regarse cada vez que el sustrato se seque, mantener siempre sus hojas limpias, esto puede ser con un paño suave humedecido o si sus hojas se manchan con sarro por el riego podemos limpiar con una mezcla de agua y vinagre de manzana (1 taza de agua y 1 cucharada sopera de vinagre). No debe exponerse a la luz directa del sol, ya que puede quemar sus hojas; le gusta estar en lugares más bien iluminados, mientas que la maranta arundinacea no tolera los excesos de agua. Es conveniente regar cada tres o cuatro días, ya que si nos excedemos en el riego sus hojas comienzan a ponerse amarillas, también es bueno rociar sus hojas con un pulverizador en días de calor, ambas deben abonarse por lo menos cada dos meses. Estas dos tropiplantas son fáciles de atraer plagas como la cochinilla algodonosa, que es una especie de conchuela que se alimenta de estas plantitas. Mi método para eliminarlas es quitándolas con un cotón (revisar siempre los lugares de donde crece la hoja y tallos) luego limpiar con un paño húmedo. Si notamos que la tierra se encuentra infectada es bueno cambiar toda la tierra de la planta y lavar sus raíces y abonarla, ya que normalmente ataca cuando la planta se encuentra débil”.

Alberto Haddad indica que en el caso de las suculentas y cactus, se riegan cada 7 días en verano y 14 días en invierno. En el caso de las plantas de interior, regar cada 3 días en verano y cada 7 en invierno. En ambos casos aconseja abonar regularmente. “Cultivarlas con bastante luz pero no con los rayos del sol directo”. Y aclara que los errores más comunes son: mojar las hojas en invierno, moverlas de su lugar, sacarlas a “tomar agüita” cuando llueve, y regarlas en exceso. No se debe inundar el plato que está debajo del macetero.

Suculenta (El Jazmín) y Monstera adansoni (Selva urbana).

Dónde comprar

Valentina Trejos recomienda:
– Viveros de la calle Antupirén, en Peñalolén, en especial Las Perdices y Mundo Verde.
– Vivero El Jazmín: Lampa, localidad de Batuco, saliendo por el primer peaje de la ruta 5 norte hacia el poniente, en el sector de Lo Fontecilla. Calle Las Petacas 19-D de martes a domingo y los fines de semana en el Persa Bio Bio, específicamente en el galpón Nativo (Víctor Manuel con Bio Bio, local 176) hasta las 18 hrs. Una vez por semana despachan a domicilio dentro de Santiago. +56994659526
– Jardín El Encanto: A 45 minutos de Santiago. “Ellos proveen a varias tiendas en Santiago y tienen un invernadero gigante que es súper impactante. Tienen varias rarezas y no son careros”. +56994890974

4 Comments

  1. Hola! Me gustaría saber si tienes datos de maceteros bonitos para interior pero que no sean extremandamente caros. gracias!!

    • Me ha costado ene encontrar maceteros bonitos y baratos! Lo que he hecho es comprar maceteros normales y después pintarlos con spray dorado, gris, etc. Y para las suculentas uso lo que pillo: tazas a medio romper, hieleras, etc. En Meiggs hay un local chino que vende macetas y potes de vidrio preciosos para suculentas. En https://www.mimercadito.cl/ tienen unos preciosos para plantas más grandes, pero no son muy baratos.

    • en el lider encontre unos hermosos a 1990, en sodimac a veces están con descuento igual o canje

Comments are closed.