Eleonora Aldea Pardo

Las reflexiones en el encierro de Eleonora Aldea Pardo, escritora en Neón Singles

Eleonora publicó Especimen por Neón Ediciones el año 2017. Lleva el encierro con su esposo, dos hijos y su perra, mientras se pasea por la casa con el iPad, teclado, lápiz y un libro de poesía de Alejandra Pizarnik. Los afectos son su tema favorito para escribir y cuando Neón la invitó a publicar un cuento, se le ocurrió esta idea: cuatro amigas quieren divertirse en una salida nocturna. Vestidas de negro y con maquillaje de guerra salen a las calles de Viña del Mar para vengarse.

cuatro Norte Eleonora Aldea PardoPor Belén Leyton
Eleonora Aldea Pardo publicó Especimen por Neón Ediciones el año 2017. Lleva el encierro con su esposo, dos hijos y su perra, mientras se pasea por la casa con el iPad, teclado, lápiz y un libro de poesía de Alejandra Pizarnik.

Desde hace tiempo está escribiendo su próximo libro, últimamente publica textos en Patreon y con un amigo hace el podcast Consultorio 1313, donde les mandan historias de relaciones sexoafectivas.

Los afectos son su tema favorito para escribir y cuando Neón la invitó a publicar un cuento, se le ocurrió esta idea: cuatro amigas quieren divertirse en una salida nocturna. Vestidas de negro y con maquillaje de guerra salen a las calles de Viña del Mar para vengarse.

Las protagonistas del cuento Cuatro Norte son amigas un poco alocadas. ¿Tienes un grupo de amigas así?

Sí, de hecho el cuento está muy inspirado en mi grupo de amigas de la universidad, éramos cuatro y hemos seguido siendo amigas para siempre, aunque ahora somos cero alocadas. Hay tres que ya somos mamás y la última está embarazada ahora. Ya nos calmamos un poco, pero sí, en nuestro tiempo lo fuimos.

¿Extrañas esas salidas de antes de tener hijos o siguen haciéndolo?

Nos vemos muy poco y estamos muy separadas por el mundo. Lo extraño caleta. Fue bacán cuando la María Paz Rodríguez me propuso escribir el cuento, porque también la nostalgia de esos momentos más juveniles, locos e irresponsables fue la que me hizo querer escribir sobre eso. Es un momento muy lejano a estas alturas de mi vida.

Queda la duda de si matan a alguien o no…

Me gusta mucho que no se sepa. Los cuentos que más me gustan son los que me sorprenden, los que te sueltan en la mitad y te dejan botada. No te dan toda la información y puedes construirte el resto. Me gusta mucho no saber. Yo estoy en el auto. Quería que el cuento fuera así, de hecho lo primero que se me ocurrió fue ese momento.

Escribiendo…

Para Eleonora ser escritora es un oficio que se practica a diario, pero ella escribe cuando tiene que hacerlo: “Siento que me van a echar de la unión de escritores”. Este cuento lo escribió en muy poco tiempo, casi encima de la entrega, y se lo mostró a su primer editor: Cristóbal, su esposo, con el que a veces prefiere ver Community en vez de estar en el escritorio.

¿Cómo va el proceso de tu próximo libro?

Avanza. Hubo un momento en el que había un plan más concreto porque me habían contactado desde una editorial, pero pasó la pandemia y se diluyó eso. Se convirtió de nuevo en un proyecto en el que tengo todo el tiempo del mundo para armarlo. Y también me pasa que quiero escribir sobre una etapa que todavía no se acaba en mi vida. No sabría cómo darle fin en el libro.

¿Y qué experiencia es esa?

Sobre abrir el matrimonio, enamorarse de otra persona estando enamorada de alguien y cómo existir con esos dos sentimientos que corren en paralelo.

¿Eres poliamorosa?

Todavía no entiendo muy bien lo que significan los conceptos. Yo en este momento siento que tengo una relación no monógama. Lo que tengo claro es que no quiero volver a la monogamia, de ahí para adelante todavía no sé qué me acomoda, pero estoy en el camino.

¿Cómo se vive una relación así teniendo hijos y familia? ¿Cómo se lo toman?

Los niños son más simples que los adultos. Uno les habla honestamente y lo entienden, no son tan complejos. Tienen la cabeza más abierta y todavía hay muchas posibilidades para ellos. Los adultos son los que han elegido su forma de vivir la vida y ahí es difícil el cuestionamiento.

¿Cómo fue el proceso de abrir la relación?

Fue bacán, como lo es siempre decir la verdad. A mí me interesa ser lo más honesta posible con respecto a todo. Pero esto ya es temática del próximo libro, cuando salga hablamos sobre estas cosas.

Introspección en el encierro

En esta pandemia “han aparecido reflexiones muy interesantes. He estado tratando de tomarlo de la mejor forma posible para no deprimirme”. Hace unos días escribió un tuit sobre el consentimiento en la maternidad y recibió muchas críticas y acoso a raíz de eso. “Fue por el encierro y la cercanía constante de nuestros cuerpos. Tenía la idea de elaborarlo mucho mejor pero me salió un tuit en un momento triste”, explica.

¿Cómo te sentiste con tanto acoso?

En el pasado estas cosas me destruían y me invalidaba mucho. Ahora confío más en las certezas que tengo sobre mí misma y mi familia y cómo quiero ser como mamá, mujer, activista, creativa y todo. En el pasado habría sido destructivo.

¿Te molesta que ahora estemos hablando de tu maternidad?

No, porque para mí ser madre es parte de lo que hago también. El cuento no tiene nada que ver con la maternidad, pero al mismo tiempo soy la misma persona. No siento que uno tenga tantos compartimentos dentro. Todo está conectado.

¿Qué haces en tus espacios en solitario?

Cuando estoy sola me saco fotos, veo videos cochinos, me masturbo. Veo videos en YouTube y bailo y canto muy fuerte. También me baño por mucho rato, sin interrupciones. Me gusta ver películas, más que leer, y ver series más que ver películas. Leo post, tuits y bajadas de Instagram todo el día y antes de dormir siempre trato de leer un poco, pero no paso horas haciéndolo.

¿Qué es lo que más extrañas de estar afuera?

Ir a bailar en la noche, salir a carretear. Estar en el metro, mirar a la gente, escuchar conversaciones. Estoy encerrada con las cuatro personas que más conozco en la vida. Necesito la interacción humana con desconocidos.

Así como se publicó este cuento de Eleonora Aldea Pardo en Neon Singles, cada domingo se podrá descargar un cuento nuevo desde el instagram @neonediciones y desde @soylarov. Estarán disponibles por una semana y después se podrán descargar por casi un dólar en Amazon.

También te pueden interesar las entrevistas de otras autoras Neon Singles:

La marca personal de Begoña Ugalde, escritora en Neón Singles
El cuidado / descuido en la literatura de Bernardita Bravo
La maternidad y pandemia de Carmen García, escritora en Neón Singles
El arrojo de Romina Reyes, escritora en Neón Singles
Claudia Apablaza, escritora en la colección Neón Singles: “Perder ese contacto directo con las personas queridas, para mí, ha sido lo más violento de esta pandemia”
La montaña con helechos de Catalina Infante, escritora de la colección Neón Singles

Las reflexiones en el encierro de Eleonora Aldea Pardo, escritora en Neón Singles 1

One comment

  1. […] Las reflexiones en el encierro de Eleonora Aldea Pardo, escritora en Neón SinglesLos viajes de Paulina Flores, escritora en Neón Singles La marca personal de Begoña Ugalde, escritora en Neón Singles El cuidado / descuido en la literatura de Bernardita Bravo La maternidad y pandemia de Carmen García, escritora en Neón Singles El arrojo de Romina Reyes, escritora en Neón Singles Claudia Apablaza, escritora en la colección Neón Singles: “Perder ese contacto directo con las personas queridas, para mí, ha sido lo más violento de esta pandemia” La montaña con helechos de Catalina Infante, escritora de la colección Neón Singles […]

Comments are closed.